28/5/09

Guía breve para entender a los violentos

Hincha: Partidario entusiasta de un equipo deportivo.
Violento: Que está fuera de su natural estado, situación o modo.
Xenofobia: Odio, repugnancia u hostilidad hacia los extranjeros.
Fanático: Preocupado o entusiasmado ciegamente por algo.

Propongo por este medio cambiar el enfoque e intentar, aunque sea por un momento, entender a quienes hacen de la violencia en los estadios de fútbol, su negocio.

Partiendo de las primeras dos definiciones podríamos decir que un hincha violento, es aquel partidario entusiasta de un equipo deportivo que está fuera de su estado natural.

En el fútbol argentino el nivel de violencia crece semana a semana y, a pesar de los diversos intentos por erradicarla, parece no haber una solución realmente efectiva a la vista. Está sobreentendido que es un problema cultural que afecta a todos los ámbitos de la sociedad y que, durante los partidos de fútbol, se manifiesta en los estadios y sus alrededores.


En nuestro país existe un elevado nivel de xenofobia, aceptado por la gran mayoría de la sociedad. ¿Por qué digo aceptado? Presten atención, lo siguiente sucedió el pasado fin de semana en una cancha de nuestro fútbol. Una familia entera disfrutaba del partido entre San Lorenzo y Boca desde la platea local. En un momento, papá hincha, mamá hincha y nene hincha comenzaron a cantar a la par del resto: “en el barrio de la Boca viven todos bolivianos, que cagan en la vereda y se limpian con la mano”.

Este es el, muchas veces mal entendido, folklore del fútbol. Y es también, una forma de comprender por qué una persona es capaz de engendrar un odio tan grande, al punto de ser capaz de desearle la muerte a un hincha del equipo contrario.

La falta de educación no es en este caso la mejor justificación. O quizá deberíamos preguntarnos qué entendemos por educación. En una tribuna se pueden encontrar referentes de todas las clases sociales. Y podemos ver a un distinguido universitario vociferando a la par de la hinchada. El mismo nene, que más arriba escuchamos cantando junto a sus padres, crecerá convencido de que está bien que la hinchada de Defensores de Belgrano le tire jabones a los jugadores de Atlanta, en clara alusión a su descendencia judía.

De la definición de fanático quiero extraer solamente una palabra: ciegamente. Si, una vez finalizado el partido, nos dirigimos a la salida del estadio y le preguntamos a la gente, qué opina sobre los cánticos xenófobos que le propinó su hinchada a la parcialidad rival, la mayoría desaprobaría semejante conducta. Sin embargo, es muy probable que los mismos que, finalizado el encuentro, lo desaprueban, fueran parte de la gran mayoría que minutos antes gritaba enfervorizadamente. Esto se debe a que el hincha argentino se ve enceguecido por el accionar de la mayoría, y actúa, en muchas ocasiones, sin pensar.

Se suele escuchar que las barras están bancadas por los dirigentes, y existen casos, como los actualmente investigados por la justicia borrachos del tablón, cuyos líderes son socios del club y cobran un sueldo todos los meses. Pero este grupo de delincuentes conocidos como barrabravas, que se aprovechan de la violencia reinante en los estadios para hacer su negocio, también recibe en muchas ocasiones, el aval del resto de los hinchas que, consciente o inconscientemente, aprueban desde los cánticos el accionar mafioso de los violentos.

Esta fue una breve muestra de lo que vivimos, domingo a domingo, quienes asistimos a ver fútbol en nuestro país. Para terminar, les dejo la última definición extraída del diccionario de la Real Academia Española:

Barrabravas: Grupo de individuos fanáticos de un equipo de fútbol que suelen actuar con violencia.

3 comentarios:

  1. Anónimo1/6/09 23:12

    Muy buen artículo...esta claridad de concepto...permitirá que puedas avanzar honestamente..por este dificil camino que hoy inicias...Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo15/6/09 0:40

    No estoy de acuerdo...que la violencia...sea patrimonio de los hibchas...o de mejor dicho de los hinchas fanaticos...los que van a una cancha o mejor dichom un estadio de futbol...son los mismos...que el lunes van a una oficina...o una fabrica...o una universidad...EL ARTICULO ESTA BUENO...PERO DEBERIAS SER MAS ABARCATIVO...EN LA DEFICINICION...IGUAL...ESTA BUENO ...PORQUE MUEVE A ESTO...A LA DISCUCION...AL CAMBIO DE IDEAS...y eso esta rebueno...GRACIAS...Y ESPERO PROXIMAS NOTAS...PORQUE AUNQUE NO SOY MUY "DEPORTISTA"...CREO QUE LOS QUE LO PRACTICAN...SON ADEMÁS...COMPAÑEROS...FAMILIARES...VECINOS..."CIUDADANOS"...ETC...ETC...Y EN ALGUNA DE ESAS ACEPCIONES ME ENCUENTRO...un saludo...y gasta el próximo encuentro...lo esperaré...

    ResponderEliminar
  3. Gran nota, basta de ocultar la violencia atras del mal llamado folclore del fútbol. Basta de arreglos dirigentes-barras. Basta de viajes gratis, basta de ser la fuerza de choque de agrupaciones políticas, y así podría poner 10 mil "bastas" más, perolo reduzco a sólo "Basta de robarnos lo más lindo que tenemos los hinchas el fútbol", porque así lo llevan a la desaparición segura...

    ResponderEliminar