15/8/09

Y acá en los tablones

En pleno escándalo post ruptura de contrato entre la AFA y TSC (Televisión Satelital Codificada), en este presente en el que no sabemos en qué canal vamos a poder ver nuestro fútbol casero, aprovecho para proponer la vuelta a las canchas. En tiempos en los que el negocio está más presente que el juego, creo que es un buen momento para reivindicar la pasión.

El fútbol argentino ha sido siempre resaltado por la efervescencia con que se vive cada encuentro desde las tribunas. Es normal escuchar a jugadores que emigraron a jugar en el exterior, decir que extrañan nuestra manera de sentir el fútbol.

Está claro que en este presente mundial multimediático, un deporte tan popular como es el fútbol no puede estar ajeno al gran negocio de la televisión. Hoy nos es posible ver partidos de las ligas más diversas y la oferta es tal que no importa a que hora prendemos el televisor, siempre hay un encuentro para ver. Para el espectador futbolero, es un contexto que roza el ideal. Pero esta posibilidad de ver prácticamente todo lo que pasa, ha alejado a muchos de los estadios. Sin olvidarnos del alto grado de violencia con el que convivimos, podemos plantear un escenario perfecto: fútbol seguro desde el sillón de casa.

En una tribuna se mezclan los sentimientos más diversos y es posible pasar de la tristeza a la alegría en cuestión de segundos. En una tribuna se derraman lágrimas de dolor, pero también de emoción. En un grito de gol se desata la locura y uno se abraza con amigos, pero también con desconocidos a los que nunca volverá a ver ni abrazar. Yo creo que hincha es aquel que domingo a domingo vive los partidos en la cancha. Ese capaz de bancarse horas de cola para conseguir una entrada y que sufre inmensamente si se queda sin la suya. Porque la cargada que más duele es la que gritan miles de tipos desde la otra punta del estadio. Y la más disfrutable es la que cantás vos a la par de tu hinchada. Porque para el hincha no existe momento más sublime, que el festejo de un gol sobre la hora contra clásico rival.

Por eso hoy me siento a escribir sobre los que no entendemos a este deporte sin la tribuna. Sobre los que se sienten incompletos cuando gritan un gol sentados en la frialdad del comedor, sin la chance de abrazarse con nadie, sin sentir la euforia del grito colectivo, sin el inmediato cántico que cada hinchada tiene posterior al festejo de gol. A pesar de que hoy todo debe pasar por la pantalla del televisor para ser real, todavía estamos los que creemos en la familia futbolera. Los que disfrutamos cada fin de semana encontrándonos en ese lugar elegido de la tribuna, ahí donde siempre estamos los mismos. Familias del fútbol, que no se reúnen para navidad ni tampoco en los cumpleaños, pero que sin embargo se extrañan cuando hay que ir de visitante o alguno se pierde un partido porque estaba enfermo.

Quizás algún día entendamos que la televisación de los partidos debe ser un servicio. Y cuando digo “entendamos” estoy hablando de nosotros, los simples espectadores, y también de ellos, los encargados de tomar las decisiones. Porque a pesar de que el fútbol es un negocio que mueve millones, no existiría sin los miles de tipos que cada fin de semana siguen a su equipo. Hoy nos dicen desde el Gobierno que quieren un fútbol para todos pero, lamentablemente, es difícil creerles. Mientras tanto, los Kirchner continúan en su lucha contra el Grupo Clarín y la gente espera ansiosa por su deporte más querido. Ojalá que este momento de cambios que estamos viviendo, nos ayude a entender que el gran negocio del fútbol, en el que la televisión juega un papel preponderante, todavía nos da lugar a los que disfrutamos viviendo los partidos desde la tribuna. Porque no existe un fútbol sin hinchas. Porque nosotros, los hinchas, también somos el fútbol.

10 comentarios:

  1. Gracias...para LOS apasionado del Futbol...esto que escribiste...ES MUSICA PARA NUESTROS OIDOS...abrazo...y como es inevitable...a cada lectura de los artículos escritos hasta el presente...sólo le sucede...una sola palabra...FELICITACIONES

    ResponderEliminar
  2. Anónimo16/8/09 0:58

    Compro y le pongo la firma a ese Final...."Porque no existe el futbol sin hinchas...y Porque nosotros, los hinchas, tambien somos el futbol"... BROCHE DE ORO...PARA UN ARTICULO INTELIGENTE...excelente Santi

    ResponderEliminar
  3. Santi el fútbol en la cancha ya no es negocio. Desde hace rato que no quieren que vayamos más a la cancha. ¿Es tan difícil alejar a los violentos de los estadios? ¿Quién se beneficia con darle cada vez menos lugar a los visitantes? El negocio de la tele y el tener a la gente en sus casas con partido en vivo es demasiado poderoso. Hay cosas que nunca vamos a entender en estas negociaciones por los derechos. QUE LA GENTE VUELVA A LA CANCHA ya me suena casi a utopía, te lo dice alguien que es socio y tiene abono de visitante para no perderse ni un partido desde la popu...

    ResponderEliminar
  4. Magnífico artículo, escrito con esa pasión-SANA,LINDA Y PROFUNDA-que debería acompañarnos en los verdaderos sentires de la vida. Muy, muy bueno.

    ResponderEliminar
  5. Guille Torre18/8/09 17:07

    Santiago..coincido con tu articulo, tiene un enfoque muy profundo de la realidad, a mi modo de ver, creo que solo falto nombrar una pata mas de las que quitan a los hinchas de las canchas y de por si importante...el costo de "un dia de cancha"...sin entrar en valores, la ultima vez que concurri con mi hijo, desde entrada a platea para salvaguardarnos "algo" de la posible barbarie, el vasito de coca y el paty o pancho para responder a ese "tengo hambre"(tiene 7 años)de mi hijo...se esfumaron de la nada valores que hoy no se pueden despreciar.
    Como bien decis la gente espera ansiosa por su deporte mas querido...los Kirchner demagogicamente quieren incursionar en el futbol con aportes escalofriantes mientras mucha pero mucha gente en el PAIS espera ansiosa, es cierto pero..."por un plato de comida"....sencillamente..lamentable.
    saludos para vos y tu viejo

    ResponderEliminar
  6. Leyendo este artículo (que me gustó mucho), no puedo evitar recordar cuando los partidos sólo eran pasados por TyC y a éste canal sólo lo tenía Cablevisión… el resto de los cables no lo tenían. No escuché a ningún político, ni periodista (si, rescato las excepciones que confirman la regla), ni mucho menos a gobiernos que se expidan al respecto, reclamando que el futbol debía ser mirado por todos.
    Hoy por espurios negociados organizaron una contienda de mafiosos “pour le gallerie” o para la gilada, como mejor quede. Considero que volver a la cancha es recuperar la esencia que siempre caracterizó a este deporte: LA PASION. Mirarlo por la tele, está bien, pero le falta el plus que le falta por ejemplo ver una película en la casa y no en el cine. Cariños.

    ResponderEliminar
  7. Eh Jacu...que onda man...la gente se engancha y opina enserio ...loco...buena onda...pero pará...loco...haces pensar a la gente...eso está bueno?...en este país?...con razón cuando pasa tiempo sin nada nuevo en el blog...me saco...yo soy el que pregunta...eh...Jacu...que pasa?...bueno y te seguimos...veo que unos cuantos...posdata:el programa de radio volverá alguna vez????Abrazhhho Jacu!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Muy buen articulo, santi, realmente un pensamiento que sirve para pensar y eso se nota en los distintos comentarios, seguimos atentos como se suceden las distintas editoriales...de este buen rincónm que estás armando.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  9. Felicitaciones Sr. Periodista, muy buena su nota. Tambien comparto el pensamiento y opinión de su nota, Futbol loco, El Sr. Marcelo Bielsa es todo un ejemplo de conducta. Desde el sur lo saludo y lo vuekvo a felicitar por sus columnas.

    ResponderEliminar
  10. Hola Santi, me quedo con lo sano de ser hincha de futbol, que es lo unico sano que queda, porque los dirigentes, y la mayoria de los jugadores no merecen que se vaya a la cancha a hacer donaciones para que se llenen de guita...vPero suena a poesia y a esperanza...
    Creo que es bueno romper con un monopolio, y que lindo que es ver los goles el viernes, sabado y el domingo por todos los canales.
    Te sigo leyendo...
    Un abrazo
    Oscar

    ResponderEliminar