24/3/10

NUNCA MÁS

Hoy me desperté escuchando por radio la historia de Francisco Madariaga Quintela, el nieto número 101 que recuperó su identidad tras 32 años, al encontrar a Abel, su padre biológico. Mientras escuchaba el relato, sentado solo en la cama, me puse a llorar. Eran lágrimas de alegría, de felicidad, y a la vez de bronca, de impotencia. “No tener identidad es como ser un fantasma”, dijo Francisco cuando le pidieron que les hablara a los que están en una situación como la que el vivió. Y luego agregó: “pero encontré una familia gigante, con amor y contención. Eso es lo que buscaba: para mí, es un regalo”. Escucharlos contar como es vivir juntos, sentir en sus palabras un inmenso sentimiento de alegría, no hace más que ratificar el dicho del hijo en el momento en que abrazó a su padre por primera vez: “No pudieron”.


Francisco también es hijo de Silvia Quintela, una médica y militante montonera que estaba embarazada de cuatro meses al momento de ser secuestrada, el 17 de Enero de 1977. Dio a luz en el centro de detención clandestino “El Campito”, en Campo de Mayo, antes de ser asesinada. Abel, el papá, debió exiliarse, primero en Suecia y luego en México. En 1983, con el regreso de la democracia se radicó nuevamente en Argentina y se incorporó a Abuelas de Plaza de Mayo. Luego de 27 años de trabajo, logró encontrar a su hijo. Lo primero que le pidió Francisco a su padre el día del encuentro, fue ver una foto de su mamá.


No puedo evitar pensar que estas historias de reencuentros, llenas de amor y alegría, son el recordatorio de que esas personas vivieron buena parte de su vida separados de sus familiares más cercanos. Y es la causa de este enorme mal, lo que me pone en la obligación de nunca dejar de reproducir este mensaje. Hoy hace 34 años comenzaba en Argentina, uno de los períodos más nefastos de nuestra historia. Durante más de 7 años los habitantes de este suelo vivieron envueltos en el miedo. Desde entonces, cargamos en nuestra espalada con más de treinta mil desaparecidos que perdieron su vida por hacer eso que tanto pregono desde este espacio: pensar.

“No estoy tranquilo mi amor, hoy es sábado a la noche y un amigo está en cana. Oh! Mi amor, desaparece el mundo...”, cantaba Charly desde su álbum Clics Modernos, publicado en 1983. “Los dinosaurios van a desaparecer”, pero es responsabilidad de todos nosotros que esta historia jamás se olvide. El dolor de los que ya no están, debe ser también nuestro dolor. Debemos preocuparnos por transmitirles a las próximas generaciones lo terrorífico que es vivir en Dictadura. Porque esa es la única forma de asegurarnos que un Nunca más es realmente posible. Propongo que el 24 de Marzo sea declarado día de duelo nacional. Es una obligación de todos nosotros, los argentinos, hacer memoria.

Para el final les dejo un poema de Mario Benedetti, intitulado: Desaparecidos.

Están en algún sitio / concertados
desconcertados / sordos,
buscándose / buscándonos
bloqueados por los signos y las dudas
contemplando las verjas de las plazas
los timbres de las puertas / las viejas azoteas
ordenando sus sueños, sus olvidos
quizá convalecientes de su muerte privada

nadie les ha explicado con certeza
si ya se fueron o si no
si son pancartas o temblores
sobrevivientes o responsos

ven pasar árboles y pájaros
e ignoran a qué sombra pertenecen

cuando empezaron a desaparecer
hace tres, cinco, siete ceremonias
a desaparecer como sin sangre
como sin rostro, y sin motivo
vieron por la ventana de su ausencia
lo que quedaba atrás / ese andamiaje
de abrazos cielo y humo

cuando empezaron a desaparecer
como el oasis en los espejismos
a desaparecer sin últimas palabras
tenían en sus manos los trocitos
de cosas que querían

están en algún sitio / nube o tumba
están en algún sitio / estoy seguro
allá en el sur del alma
es posible que hayan extraviado la brújula
y hoy, vaguen preguntando preguntando
dónde carajo queda el buen amor
porque vienen del odio.

http://www.abuelas.org.ar/
http://www.madres.org/
http://www.hijos.org.ar/

13 comentarios:

  1. Santiago acabo de venir de la marcha, con un fuerte cosquilleo en mi corazón. Imaginate la sensación que experimenté cuando parado a la vera de la avda de Mayo, vi llegar a la Chilinga...con cientos de jovener bailando al son de una batucada...no pude menos que quebrarme...vos dirás pq?...de la tremenda alegría...que sentí...tratando de ir tapando los pequeños intersticios...que esa dictadura atroz...me provocó...nos provocó...a quienes la vivimos...y a quienes nos sucedieron. Santi...mientras veía eso atónito, me pasaba como en una pelicula de terror...que hacia 34 años...yo un 24 de marzo de 1976, me levantaban a las tres de la mañana...a cantar el himno nacional, pues "habiamos iniciado el proceso....", en un destacamento militar...mientras hacia el servicio militar.
    Entonces, pensé en vos...en Pau...que la tenía cerca mio...y dí gracias...muchas gracias...que ese horror de ayer...diera paso a esa explosión de expresión...

    TERMINO DICIENDOTE...QUE LLEGADO A CASA...VUELVO A LLORAR...DESPUES DE LEERTE...CON UNA INMENSA PAZ...SIENTO QUE ASI...POR ESTE CAMINO...CON ESTA CLARIDAD...PODEMOS DECIR...CON MAS FE QUE NUNCA...NUNCA MAS!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo25/3/10 1:37

    que increible el relato y el post que esta arriba mio, conmueve y a la vez llena de energia el alma tener compañeros que comparten el sentimiento
    no estamos solos!

    ResponderEliminar
  3. Muy buen articulo Santiago, este me suena mas viseral que todos los anteriores, que tambien lo son. Generalmente no coicide mi pensamiento con el de mucha gente, no estay casi nunca con las mayorias, y soy de los que piensa que no es necesario haber vivido esa nefasta etapa de la historia argentina para darse cuenta del horror, porque muchos de nosotros, sabiamos tan poco mientras esto sucedia, que lo empezamos a vivir y a entender algunos años despues...
    Como dice un amigo mio, Con mas fe que nunca... nunca mas !!

    ResponderEliminar
  4. Liliana Romero25/3/10 9:07

    Hola Santi, ayer también escuche la repietición de la entrevista que hizo Andy Kusnetzoff a Francisco y a Abel, iba manejando y menos mal que había llegado a destino, porque también la emoción me embargo, nuevamente gracias por poner en palabras la que muchos sentimos.

    ResponderEliminar
  5. Angela Urondo25/3/10 20:06

    muy lindo, es muy emocionante la reincorporación de Paco quintela a su propia vida, a todos nos tiene conmovidos
    abrazos a ustedes, padre e hijo
    gracias

    ResponderEliminar
  6. Se me pone la piel de gallina.. dos generaciones devastadas, una por vivirla, otra por padecer las esquirlas...es cierto y lo sè, vivir sin identidad no te permite realizarte con integridad como ser humano...
    Gracias por hacer conocer lo q sentimos, lo q pensamos, lo q queremos y por sobre todo y en este caso en particular LO Q NO QUEREMOS NUNCA MAS.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo29/3/10 1:06

    la plaza nos devolvió una imagen positiva, nos insufló esperanzas, ante la confusión de quienes nos quieren hacer olvidar, de quienes nos quieren hacer sentir culpables de tener memoria, de exigir justicia. Es por ello, que la bocanada de aire que surge de un nieto recuperado, hace que el grito del NUNCA MAS....suene con el respaldo de estos tres simbolismos...VERDAD+JUSTICIA+ MEMORIA= NUNCA MAS

    ResponderEliminar
  8. Anónimo29/3/10 1:20

    Gracias Santiago por tus palabras, me emocionan.... Cuando volvió la democracia apenas tenía 15 años, recién ahí me empecé a interiorizar y empecé a saber qué había pasado en ese pasado tan cercano... Este 24 de marzo hablé con mis hijos de 15 y de 11 años, porque pese a todo lo que pasamos en nuestro país, prácticamente en el colegio de ellos, les mandaron el mensaje que se conmemoraba "el golpe del 76" ... Pudieron comprender que el día de la memoria, no es el día del golpe militar, sino el día de NUNCA dejar de recordar las aberraciones cometidas durante ese período tan oscuro de la historia argentina.... El día de recordar para que no ocurran NUNCA MÁS!!
    Besos
    Ale

    ResponderEliminar
  9. Isabel Nelly7/4/10 18:38

    Santiago me gustó la reflexión .

    En relación a nuestras dictaduras, y nuestros congeneres perdidos, nuestros hijos perdidos, pienso que como sociedad nos pasaron muchas cosas, sobre todo si la contextualizamos en una historia de dictaduras, yo nací entre el bombardeo de plaza de mayo y el golpe, a pesar de tener un papa peruca, obrero, que leía el diario, que nos hablaba de perón, era un tipo que defendía los milicos, en nuestra historia, fliar y social, el milico era una jerarquía, al igual que el marino, era una pertenencia a la elite, era un orgullo para las niñas casarse con alguien de la flia militar, y entrar por la nave central de la iglesia, con el novio y padrinos con los uniformes
    De allí venimos, esta dictadura cívico militar se gesto allí, también la gestaron los políticos de la ultra derecha, que negociaron sus intereses para obtener poder a costa de nuestra vida como sociedad.
    Y lamentablemente también tenemos flias con desaparecidos que no los buscaron, que también negaron a sus hijos, como lastre como vergüenza, o acaso, sin juzgar, solo con el objeto de pensar y comprender, las madres, las queridas incansables madres, no negaron durante tiempo, años, casi 30 la militancia de sus hijos. Era solo para que no denostaran su lucha con el por algo será, se lo merecían, o cuanto también de dificultad para defender la vida y la lucha de sus hijos se escondía detrás de la negación de la militancia, acaso la militancia era motivo suficiente para aniquilar al otro, ( matar al otro)
    Esto se une con el otro Art. de Santi, no están desconectados,
    Por que cuando hablamos de borramiento de la identidad, cuando hablamos del encuentro, de la búsqueda, del trapito , pedacito de amor, que queda colgado en el dobladillo, que voy arrastrando y con el que dibujo mi marca, y diseño el camino. hablamos de las fisuras de la represión. El hombre, y con dolor lo digo, tanto Incas, Troyanos, hitler, o ntra dictadura para mencionar algunas, la colonización religiosa en América, se basa en la destrucción de la identidad, el borramiento del nombre y del origen, el ensalzar al apropiador, desde el terror, sometimiento o el amor al aniquilar la posibilidad de mi subjetividad.
    Solo en el punto del resquicio de amor en su constitución, en el punto donde fue deseado, tanto por el biológico como por el adoptante, solo ahí, si hay ese punto de encuentro, se va a constituir un sujeto con capacidad de amor y la subjetividad y la posibilidad de verdad acompañada por esta nueva flia, que es su flia por que fue deseado amado, buscado, no aniquilado.
    En el otro punto, solo en la falla, en el punto donde el deseo materno y paterno se anclo, donde el trapito dejo esa marca indeleble, aparecerá el interrogante, que le permitirá como a Juan o Antonio, o a sus padres, buscar el origen, dudar de ese amor, por que no es tal. Si no pensemos en La Señora clarín, de que amor se habla, o hablamos del efecto de amar a mi apropiador, del terror al amor, como se sobrevive en el terror, más que negándolo
    Creo que es posible la reconstrucción de nuestra historia, para ello es necesaria la memoria, no como recuerdo muerto, sino como palabra viva, con sentido, de ver el desarrollo de la misma en mi presente

    ResponderEliminar
  10. Volví a leer éste post que tu papá recordó en su muro, y vuelvo a emocionarme. En aquel comentario te decía que había hablado con mis hijos porque en sus colegios no habían tocado prácticamente el tema. Hoy debo decirte que estoy contenta porque un nuevo maestro de Cs. Sociales, de tan sólo 21 años, que tiene mi hijo, en 7mo grado, les habló y explicó todas las circunstancias nefasta de la Dictadura, abriendo un debate que se viene desarrollando durante toda la semana en nuestros hogares. No puedo más que sentir un orgullo enorme por vos, él y otros tanto jóvenes que hoy nos abren la cabeza y nos ayudan a pensar. Besitoss

    ResponderEliminar
  11. Maria Laura30/3/11 23:47

    Gracias Santiago, el fin de semana me dediqué a leerlo otra vez, gracias por recordanoslo. Y allí decidí compartirlo con mis hijos, leerlo juntos para, en mi caso recordar y en el de ellos ( 16 y 12 años) entender, conocer, construir memoria juntos. Te agradezco inmensamente hacerme sencillo, algo tremendamnente complicado de contar y explicar. La compleja sencilles de tu escritura nos allana el camino. Gracias

    ResponderEliminar
  12. NUNCA MAS ocurra esta aberración, para ello ...SIEMPRE, A CADA MOMENTO : MEMORIA VERDAD Y JUSTICIA

    ResponderEliminar
  13. Por siempre, NUNCA MAS. Conmovedor artículo. Felicitaciones

    ResponderEliminar