11/11/09

Prohibido opinar diferente

Dos amigos coinciden en una tribuna finalizado un partido de fútbol. Discuten, exponen opiniones desencontradas, charlan acerca de lo acontecido en dicho encuentro. Termina el intercambio de ideas, se suben al mismo auto y vuelven juntos a sus hogares respectivos, sin resquemor alguno. ¿Qué extraño suceso hizo que dos argentinos, luego de una discusión en la que nunca se pusieron de acuerdo, no terminasen peleados? Si a usted le resulta extraña la pregunta que acaba de leer es porque probablemente haya descuidado un término de vital importancia en dicho enunciado: “argentinos”. El objetivo de mi exagerado razonamiento, es hacer hincapié en una característica profundamente arraigada de nuestra sociedad: la intolerancia hacia una opinión disidente.

Discutir, el arte de intercambiar ideas y opiniones, nos obliga a ejercitar la mente. Uno se ve constantemente en la necesidad de argumentar para poder demostrar que lo que está expresando es lo correcto. Es un ejercicio definitivamente enriquecedor. Estoy convencido que muchas ideas y razonamientos surgen de charlas en las que nuestro interlocutor piensa en algún modo distinto a nosotros, lo que nos obliga a analizar y repensar lo que estamos diciendo. Cuando uno quiere hacerse entender y no lo logra, busca por todos los medios posibles, agota todas las opciones hasta sentirse satisfecho, ya sea porque el otro entendió o porque uno hizo todo lo que estaba a su alcance para que eso suceda. Pero cuando actuamos de forma intolerante, estamos bloqueando la capacidad de pensar distinto. Por el sólo hecho de estar en contra de lo que el otro opina, somos capaces de defender argumentos que ni siquiera nos representan. Ser intolerantes es perder la capacidad de escuchar, nos hace menos humanos, nos reduce. Es el autismo de la razón.

Todos tenemos actitudes intolerantes: en la calle, en el trabajo, en nuestra vida cotidiana se nos presentan diversas situaciones en las que dejamos de pensar al otro como par. Esta forma de ser genera violencia, que puede ser física y también verbal. Y produce un desgaste, que puede terminar siendo mentalmente agotador. Uno se vuelve impaciente, tiende a enojarse por cualquier cosa y termina confrontando, casi siempre sin sentido.

Por eso hoy les propongo hacernos cargo, cada uno desde su lugar. Uno tiende a pensar que todos los defectos son de los demás y a olvidarse de que, como ser humano, es también falible. Creo que es necesario ejercitar nuestra paciencia, pero sabiendo que no es una tarea sencilla. Vivimos en una ciudad de Buenos Aires en la que reina el caos, en donde la intolerancia es moneda corriente y se multiplica en cada esquina. Esto nos pone en la obligación de hacer un esfuerzo si queremos que algo cambie.

La vida del político es básicamente confrontar e intercambiar ideas con sus pares. Sin embargo, uno tiene la sensación de que nuestros dirigentes no están dispuestos a aceptar que el otro puede tener razón, inclusive creyendo que es así. Esto hace que sea prácticamente imposible lograr un crecimiento. Es por ello que, sin temor a ser redundante, vuelvo a hacer hincapié en un tema ya fetiche en mis artículos: la educación. Es indispensable enseñarles a los más chicos que es posible convivir en armonía. No sólo importa que aprendan geografía, historia o el teorema de Pitágoras. También es fundamental que nunca dejen de creer en el diálogo, en el intercambio de opiniones, y que aprendan desde pequeños a exponer sus ideas con claridad y compromiso. Sólo así podremos soñar con una clase dirigente que sea capaz de luchar y defender sus ideales con inteligencia e hidalguía.

Vivimos en una sociedad que no acepta convivir con quienes piensan diferente y que muchas veces lo hace sólo desde el prejuicio, ya que nunca se dio un momento para preguntarse por qué el otro piensa lo que piensa. Creo que todos disfrutamos al compartir una mesa con amigos, polemizando sobre los temas más triviales y somos capaces de dejar la vida en cada discusión. Por eso no entiendo cómo es posible que no podamos sentarnos a dialogar e intentar ponernos de acuerdo, acerca de los temas que hacen a nuestro futuro como país y, por ende, a nuestro futuro como habitantes de este suelo. Hoy empiezo por aceptar que muchas veces he pecado de intolerante, logrando generalmente sólo perjudicarme.

Debemos preocuparnos por vivir un poco más despacio, de tomarnos el tiempo necesario para ser más pensantes. En una realidad regida por la ansiedad, que nos envuelve en su espiral vertiginoso y nos lleva a actuar constantemente de forma irracional, es muy sencillo volvernos intolerantes. Actuamos por instinto, más como animales que como seres humanos que somos. Y en definitiva, en esta ecuación, salimos siempre perdiendo.

Intolerancia: Falta de respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias.

11 comentarios:

  1. Estoy sencillamente...orgulloso...y por sobre todoas las cosas...OPTIMISTA...con este pensamiento...con esta apertura...con este razonamiento...solo existe una posibilidad...MEJORAR...te felicito...y gracias...por reconocer que somos falibles, esa es la única forma...de transpasar el umbral de luchar por conseguir...mejorar...con nosotros y con los demas...FELICITACIONES!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Carlos Rodriguez12/11/09 0:11

    tal cual.. siempre discuto con amigos de lo diicil q es hacerle entende a algunas personas q por mas seguro q uno crea estar de sus argumentos, el otro puede tener razon. y en el caso de q no la tuviera, no es pretexto para no escucharlo o para tratarlo d "ah es un estupido..".. en mi caso por suerte, le hecho de estudiar una carrera q requiere siempre la confrontacion de ideas y d hipotesis m tiene entrenado al exposicion d argumentos y al analisis objetivo, a tener la mente abierta a nuevas ideas y diferentes puntos d vista..

    muy buen artivulo santi.. abrazo

    PITU

    ResponderEliminar
  3. Santiago, siempre será más facil confrontar ideas con personas que muestren este tipo de amplitud, para analizar una situación, enfrentar otros pensamientos...etc....Ojalá que apertura como la que subyase en este artículo comience a ser...MONEDA CORRIENTE....en ese caso...dejará de tener sentido...el título de este INTELIGENTE artículo. Te saludo con respeto.

    ResponderEliminar
  4. Excelente!!
    Jorge

    ResponderEliminar
  5. Jacu
    Muy bueno, claro y cierto!
    Me encanto.

    Felicitaciones

    Abrazo grande.

    Nacho

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno santi, está muy grosa la nota y creo que concuerdo con todo. Es necesario pensar que el otro puede tener razón.
    El ejmplo más claro de la realidad Argentina se vio en las discusiones en el senado sobre el proyecto de ley de servicios de medios audiovisuales. Como puede ser que a una ley tan compleja no se le cambie o modifique ningún punto en el senado. Dijieron que le dieron oportunidad de hablar a todos, y es verdad, pero nunca pensaron en cambiar su posición.
    Voy a seguir con unos trabajos para Redacción, seguí escribiendo...Saludos Ñomo.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno!
    un felicitado para vos amigo!

    Una vez, un sabio dijo: " No hay que juzgar la idea sino el sustento. Yo puedo valorar proyectos antagónicos. Lo que nunca se puede
    hacer es sustituir las convicciones".

    abrazo,

    Negro

    ResponderEliminar
  8. El artículo Nro 10, no podría lograr otro calificativo que un 10. Los lectores de este blog empezamos a recorrer un camino, donde cada paso (igual a cada artículo), nos lleva a descubrir momentos y lugares, donde las personas que nos cruzamos, comulgan con valores comunes, y todo bajo un cielo de inteligente respeto. Ojalá que estos primeros pasos=articulos, sean el comienzo de un largo recorrido. Felicitaciones, Santiago.

    ResponderEliminar
  9. Intolerancia, que palabra tan añeja pero tan de moda por estos días, desde quienes nos gobiernan, que deberían dar el ejemplo, hasta nosotros mismos, pasando por todos lo niveles, por todos los ámbitos, puesto que no discrimina no diferencia, lamentablemente esta presente en todos lados.
    Como fiel defensor de la libre expresión, de la capacidad de disentir con respeto, de la tolerancia bien entendida entre los seres humanos, creemos haber intentado mostrar en algún artículo comentado, no coincidir más de una vez con comentarios u opiniónes vertidas por el creador de este blog y no por eso generar una situación incómoda ni mal interpretarse entre las partes.Porque se entiende que éste espacio fue creado para tal fín, para cultivarnos, para opinar, para expresar lo que uno siente, lo que lo representa, con lo que se siente identificado y no por ello estar "equivocado", porque quién se expresa, quién dice lo que siente, quién opina de algún tema (salvo alguna ciencia exácta) nunca está "equivocado", solo tiene otro punto de vista, que muy posiblemente no coincída con el nuestro y no por ello ser incorrecto o directamente ser despreciado.
    Porque creo es el deseo de todos, que algún día maduremos como Nación, como país, como democracia, que a traves de la educación, base de TODO, podamos alcanzar ese nivel de cultura, de respeto y aceptación por la opinion del otro sin generar conflictos ni peleas absurdas que más de una vez terminan muy mal.
    A mi entender, ya este blog, este espacio nos guía y nos puede brindar una ayuda al respecto;a cada artículo que se edita lo prosigue la palabra "comentario" y copiando lo estilado por Santiago dejo también el significado:"juicio, parecer, mención o consideración que se hace, oralmente o por escrito, acerca de algo o alguien".
    De eso se trata o por lo menos se intenta, dejar sentado nuestro juicio o parecer libremente, pero basicamente con el respeto por los demas.Ojalá algún día lo podamos entender,si asi fuera, nosotros, los Argentinos, habremos dado un paso enorme e importante hacia la civilización.-
    Muy buen artículo Santiago.
    Abrazo para vos y tu viejo.

    ResponderEliminar
  10. Te felicito, y me felicito por haber encontrado este blog, realmente la claridad y simpleza para explicar conceptos, es para resaltar. Hoy día que se usa embarrar la cancha, para no decir que no sabemos decir...encontrar esta facilidad, esta amplitud de criterio...es realmente valorable. He leído con pasión, la nota "Matar no es Humano", y la de Camilo.
    La opinión para no ser reiterativo,aquí expresada sirve perfectamente para las nombradas.
    Auguri!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar