21/7/10

Potrero africano

Si no fuera porque tiene arcos, a cualquier turista pasajero se le podría pasar desapercibido. Volviendo de un breve recorrido costero por la hermosa Hout Bay, en el lugar menos pensado, lo descubrí: un potrero. Me fue inevitable estacionar el auto, agarrar la cámara de fotos y arrimarme al costado de la cancha. La escenografía era bien diferente de lo que venía viendo durante la mañana, acá ya no había turistas paseando en bicicleta, sólo unos cuantos hombres con ganas de ver rodar la N° 5 y veintidós protagonistas – la mitad con camiseta amarilla y roja, la otra mitad con camiseta azul –. Haciendo honor a la tradición futbolística del país, todos de raza negra, tanto jugadores como espectadores. Y también estaba yo claro, con mi indisimulable cara de extranjero. No hizo falta más que sacar la cámara para que alguien se acercase, tímidamente, con ganas de saber quien era este intruso sudamericano.



El hombre tendría unos 50 años aproximadamente, estaba vestido con ropa deportiva y le colgaba una bufanda del Manchester United del cuello. Lo primero que me dijo fue que se jugaban dos tiempos de 15 minutos cada uno. Yo pregunté si se trataba de alguna especie de liga local, a lo que respondió que sí y que se jugaba sábados y domingos. Luego indagué sobre la edad de los jugadores (parecían bastante jóvenes en general) y me dijo que tenían entre 16 y 20 años. Seguimos mirando el partido y, mientras tanto, mi oportuno informante me seguía aportando datos: resultó ser que él es el dueño de uno de los equipos (los de amarillo y rojo) y que el chiquitito con el N° 3 en la espalda que juega por la banda derecha es jugador del Ajax Cape Town (equipo de la Primera División local) aparentemente. Ya se estaba disputando el segundo tiempo y los de azul se habían puesto 2-0 arriba en el marcador, por lo que el hombre de la bufanda se sintió en la obligación de aclararme que algunos de sus jugadores no estaban presentes porque debían trabajar.

Con respecto a la calidad del encuentro y las características de sus protagonistas, debo reconocer que el partido fue típicamente africano: jugadores con buena técnica y (muy) escasa disciplina táctica. Desde ya que no puedo pasar por alto el imposible estado del terreno: la cancha no sólo era íntegramente de tierra y sin líneas que la delimiten, sino que además poseía innumerables desniveles con el agregado de un par de charcos de considerable tamaño.

Escribo estas líneas, cerveza de por medio, en la comodidad de la barra de un barcito de la zona de Green Point, con el estadio de Cape Town delante mío y no puedo dejar de recordar el desprolijo potrero que descubrí más temprano. Los que comparten mi amor por este hermoso deporte entenderán muy bien de lo que estoy hablando, no hacen falta imponentes construcciones ni rutilantes figuras para disfrutar de un partido de fútbol. Hace tan sólo unos meses tuve la oportunidad de ver Real Madrid-Barcelona en HD (Alta Definición), lo que fue mi primera experiencia con esta nueva tecnología. Un rato más tarde ese mismo día, estaba sentado frente al televisor observando un encuentro del Torneo Clausura Argentino y debo reconocer que la primera impresión fue un tanto decepcionante, la diferencia en cuanto a calidad de imagen era elocuente. Pero fue cuestión de segundos, los que mi visión necesitó para aclimatarse, y ya me había olvidado de las carencias a nivel imagen y estaba metido de lleno en el juego.

La nación del arcoiris ha demostrado estar a la altura de las circunstancias a nivel organización, lo que es motivo de orgullo para todos sus habitantes. Desde ya que con altas y bajas: no se cumplieron a rajatabla todos los protocolos pero, sin embargo, la alegría y la buena predisposición de los locales hizo de ésta una Copa del Mundo inolvidable. Hoy faltan cuatro años para que las luces se posen sobre la inmensidad de las canchas brasileras. La llama del Mundial está en plena etapa de extinción y la vida en Sudáfrica va recobrando su ritmo cotidiano. Mientras tanto, en ese potrero perdido al costado del camino que conduce a Cape Point (el extremo sudeste del continente), la pelota corre más viva que nunca.

7 comentarios:

  1. La imagen fotografica, me recuerda a un flash en la pelicula, de Mandela, donde al paso del micro con los jugadores de rugby (sí mal no recuerdo), habia unos chicos jugando al futbol.Era además una marca de diferencia signada por el apartheid, blancos jugando rugby, en canchas de colegios de una perfecta gramilla verde, y por el otro "potreros africanos" en canchas sino iguales, muy parecidas, a las de este artículo.
    Otra manera muy sutil de describirnos una realidad, con imagenes y comentarios cuasi metaforicos, de alguien que la percibe cada día de mejor manera.
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena pintura, como las anteriores, a través de tus descripciones "vemos" y "percibimos" otras realidades. Sin embargo esta que aquí describis, podriamos los que peinamos canas (comentario que nos identifica jaja)recordar un típico potrero donde despuntabamos nuestro hermoso vicio. Pero con una constitución social distinta, y parecida a la vez. Distinta porque podríamos incluir a una clase media, media baja, baja, sin etnias distintas. Parecidas porque igualaba a las clases con visiones afines. Aqui en Sudafrica, claramente muestra a una etnia jugando al futbol, y a otra jugando rugby. Por último en algo podría discentir, cuando decis, claramente no tienen disciplina táctica, pero tienen juego vistoso, en los "potreros", a que hacia mención aqui, tampoco existía disciplina táctica, solo habilidad, sacrificio apatía, según como cada uno podía hacer y vivir este hermoso juego.
    Ni necesito decirte que este artículo tambien me encantó. Abrazo Santi

    ResponderEliminar
  3. Juan Santiago22/7/10 0:01

    Muy bueno!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Despues de leer Potrero Africano, sentí q estaba algunossss años atras , con los cortos camino al potrero del barrio , donde esperabamos q llegue el dueño de la pelota-este siempre jugaba- para armar el picado- como nos quedaban las rodillas pero como difrutabamos- Para nosotros como era AFRICA 2010- y españoles- agradesco q me integren en estas notas q igual q anteriores, al leelerlas uno siente q todavia hay cosas buenas para compartir y conocer

    ResponderEliminar
  5. Comento luego de mucho tiempo. me mantuve en silencio, por no tener, hace mucho, nada en que disentir (ja).Hoy me encuentro convertido(por ahora)en un lector más, cautivado y cultivado (gracias por ello) de tus relatos por suelo Afro.
    Ahora que TODO terminó, imagino que tu experiencia fue única,increíble,muy provechosa para tu sensibilidad y curiosidad y asi nos lo transmitiste a través de tus líneas.-
    Yendo al artículo, una salvedad: como dice tu viejo por ahí y con el que coincido, la "disciplina táctica" es un "invento" de estas épocas y muy lejos de eso estuvieron los potreros de nuestros viejos que desparramaban, entre otras cosas, habilidad,atrevimiento y talento.Virtudes muy olvidadas por estos días.
    Por último, y sin olvidar que este blog se inicio con futbol del mas puro, este mundial que acaba de teminar nos dejó, a mi entender, un equipo que no tuvo problema alguno con la famosa Jabulani, por el simple hecho del respeto y buen trato que SIEMPRE tuvo sobre ella.Gracias España por intentar siempre jugar el mejor "futbol" del mundial.
    Abrazo para vos y tu viejo

    ResponderEliminar
  6. Siempre es un deleite, leerte.

    ResponderEliminar
  7. Cuanta información valiosa, de la mano de la pelotita, que bueno cuando la "educación" se transmite en forma amena, y de manera interesante.

    ResponderEliminar