26/9/10

Primavera cero

He aquí tres momentos de uno de esos días en los que la realidad hace todo lo posible por abrumarnos:

- El miércoles 22 de Septiembre amaneció nublado en Buenos Aires y con una sensación térmica que no se condice con la temperatura que marca el termómetro. Las tapas de los diarios tienen – como es costumbre – denominadores comunes, uno de los cuales es tan triste como representativo: los heridos y detenidos que dejó el ‘Día de la Primavera’. Busco en el archivo y las ediciones de años anteriores me pintan un panorama similar: junto con los festejos siempre están los incidentes. La diferencia que he podido advertir en esta ocasión, es que el nivel de violencia parece haberse incrementado.

- Cae la tarde y yo salgo del cine de ver una película en la que se demuestra que un ciudadano argentino ha sido inculpado injustamente por la policía y luego la justicia lo ha condenado (con igual nivel de injusticia) a prisión por un crimen que no se pudo probar que cometió. El hecho tuvo lugar en Pompeya. Minutos después de la tragedia en la que murieron 3 personas, la gente pedía ante las cámaras de la televisión que el (supuesto) delincuente no fuera llevado al hospital, pedían literalmente que lo dejaran morir ahí. ¿Y la presunción de inocencia? Bien, gracias. Otra vez la violencia como protagonista.

- Entrada la noche, mientras miro televisión y hago zapping, me encuentro con la noticia de que un chico de 18 años – que estuvo desaparecido durante doce horas – fue encontrado con signos de haber recibido una feroz golpiza, a causa de la cual, horas más tarde y ya en el hospital, falleció. El hecho tuvo lugar en la localidad de Mercedes, el joven había salido a festejar la llegada de la primavera junto a sus amigos. Más y más violencia. No es necesario realizar una búsqueda pormenorizada, el denominador común es siempre el mismo, las noticias con hechos violentos se reproducen incansablemente. Entonces me siento frente a la computadora y decido ponerle pausa a la realidad.

Violento:

1. Que está fuera de su natural estado, situación o modo.
2. Que se ejecuta contra el modo regular o fuera de razón y justicia.

Las definiciones no me dejan satisfecho. Exceso, furia, agresión, ferocidad, arrebato, ensañamiento, coacción, vehemencia, acometividad. Todos sinónimos de la palabra violencia que me permiten ilustrar con mayor precisión lo que intento expresar. Para mí violencia es no respetar los derechos del otro, es no bancarnos las opiniones disidentes o menospreciarlas, es sentirse oprimido, es un chico que no tiene para comer, es la imposibilidad de acceder a una educación digna. Existen muchas formas de violencia, la realidad lamentablemente nos invade con ejemplos al respecto. Basta con poner el noticiero o abrir cualquier periódico para encontrarnos con un sinfín de ‘situaciones violentas’, en las que no necesariamente se debe ver involucrado un maltrato desde el punto de vista físico. Es fácil ver entonces, y en el mejor de los casos, la mitad del vaso vacío.

En eso me acuerdo de una nota que leí el otro día sobre los jóvenes que tomaron el Normal 10 de Belgrano. Mientras en el Gobierno intentaban desacreditarlos diciendo que su lucha se había politizado, ellos se pasaban las horas de asamblea en asamblea, apelando siempre al voto para cualquier toma de decisión. Me reconforta saber que, en medio de esta sociedad en la que rige el “sálvese quien pueda”, todavía existen pibes que tienen ganas de pelear por lo que ellos creen vale la pena.

Voy a apelar a mi memoria para trasladarme mentalmente al lunes 19 de Julio de 2010. Después de navegar por alrededor de treinta minutos llego a Robben Island, la isla que alberga la prisión en la que Nelson Mandela pasó gran parte de sus 27 años tras la rejas. Recorro el lugar y la historia se hace presente. Un viejo prisionero – hoy convertido en guía – cuenta anécdotas de lo que fue la vida en la cárcel y una sensación de injusticia me invade. Caminar por esos pasillos es escalofriante, a la vez que revelador. Haber estado ahí me sirvió para tomar real dimensión de lo trascendente del logro de Mandela. Él tuvo la grandeza suficiente para entender que la venganza no era el camino correcto. Salió de prisión con el objetivo de unificar a una sociedad partida al medio. Lo logró gracias a su infinito don de escuchar y perdonar. Entendió que la paciencia debía ser su tesoro más preciado. Decidió empezar de cero, sin olvidar el pasado, pero dándole protagonismo al futuro.

Todas las virtudes destacadas en el párrafo anterior se contraponen fervientemente con las distintas acepciones de la palabra violencia. No pretendo que todos seamos como Mandela, pero es imprescindible recurrir a este tipo de ejemplos para que el presente no nos gane la pulseada. Apelando a la pureza de los más jóvenes, como los chicos del Normal 10, que luchan aferrados a sus convicciones. Para poder soñar con una noche de verano, en que las utopías empiecen a confundirse con la realidad.

9 comentarios:

  1. Gracias a los alumnos del Normal 10 (como uno de los tantos otros colegios)...gracias los jovenes que ayer fueron al encuentro de la Mujeres de pueblos Originarios (que bailaban en diagonal sur con los compaces de una Samba)...gracias Pau por enseñarme cada día como se lleva a la práctica los valores y principios...que ... mis viejos me enseñaron...Y Gracias Santiago porque además tenés el talento de expresarlo con simpleza, pero con enorme CALIDAD.
    Estoy feliz...pq estas cosas que rescatan los chicos...era por los sueños que nuestra generación...tenía en los 60 y 70...que vivan las UTOPIAS CARAJO

    ResponderEliminar
  2. Juan Carlos26/9/10 18:44

    Excelente nota, pues arranca como sí nos fuera a arrasar un tsunamis, pero como siempre predomina el espiritu del blog, Hace una Pausa, y nos muestra que una salida es posible. Gracias por mostrarnos el vaso medio lleno, pero con un cierto toque de distincióny para nada voluntarista.

    ResponderEliminar
  3. Juan Carlos26/9/10 18:50

    Dos cosas me quedaron, una no es casual que el gobierno de la ciudad lo critique, debería extrañarnos que no esté en contra de las manifestaciones populares, y de los reclamos por mejorar condiciones de vida o derechos de los ciudadanos, no forman parte del gen pro. (esto lo digo yo, no digo que la nota lo exprese o deje de hacerlo). Otra cuestión meramente informativa, cual es la película a que te referís?. Nuevamente gracias por está buena manera de convocarnos a pensar.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena la nota, quizas veamos todo el tiempo violencia en los medios porque es lo que mas vende y es lo que ayuda a generar bronca y miedo en la sociedad, cosa que lamentablemente sirve a muchos intereses.

    de todas maneras creo que ultimamente estamos mejorando como sociedad, nos veo con mejores ojos despues de los increibles y alegres festejos del bicentenario, o desde que las cooperativas recorren el conurbano mejorando las calles y haciendo que incluso a la clase media sorete se le escape un halago hacia "los negros".

    hay muy pocos tipos como mandela pero con tener un poco de el en cada uno de nosotros bastaria...

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Coincido con Mauro en que la violencia y todo tipo de acto vandálico es lo que interesa a la prensa, en realidad es un mal mundial diría. Desde mi condición de ser humano, pequeño ente dentro del Universo, sigo bogando por la PAZ, así con mayúsculas, sigo pensando que la mayor revolución es la PAZ. Al fin y al cabo esa fue la consigna mundial de los jóvenes de mi generación: Amor y Paz. No es que me haya quedada colgada en el pasado, nada más lejos de mí, al contrario, es que pienso que cada vida se mejora realizando, construyendo, mejorando, dando, compartiendo y al final, si practicas lo que declamas, en algún momento el boomerang devolverá seres con mayor calidad de vida y por supuesto que no estoy hablando de nada material
    ni de ninguna utopía porque si fuera así no tendría el placer de leer notas como la tuya, gracias Santi

    ResponderEliminar
  6. Ana María27/9/10 23:07

    Que bello lo que expresás Santi y cuanta verdad en tus palabras.
    Realmente me da tranquilidad y esperanza saber que que con tus artículos , puedas llegar a que la gente deje de pensar en ser el ombligo del mundo y luchar por un mundo mejor para todos por igual sin tanta desigualdad y pobreza

    ResponderEliminar
  7. Juan Martin28/9/10 0:41

    Un artículo puede interesarnos, o no, pero lo importante es que nos genere adhesión o rechazo, que nos movilice a concordar o nos provoque rechazo. Debo reconocer que releyendo las opiniones de los visitantes del blog, noto con no poco interes que hay un denominador común de los lectores, es la necesidad de expresar una opinión.Sí la envergadura o la importancia de un blog, se da por el ínteres de los visitantes, este espacio es de gran valor. Es raro porque en una sociedad que busca afanosamente el enfrentamiento como razón de ser, un lugar donde lo que predomina es la reflexión, tanto de quien lo hace cuanto de quienes opinan, solo demuestra que solo necesitan la pelea aquellos que deambulan en la mediocridad. Abogo por cada día mayor compromiso militante. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  8. desde mi humilde punto de vista, excelente nota Santy...felicitaciones amigo¡ Cocha¡

    ResponderEliminar
  9. Me encanto la nota! realmente muy interesante...
    En esa fecha estuve parando en uno de los hoteles en Buenos Aires cerca de los bosques de Palermo, Soy de Chile y cuando prendí la tele y vi las noticias realmente me sorprendí mucho toda la violencia de ese día.. me puso muy mal. hay que parar con todo esto y que la prensa deje de hacer lo que le conviene.

    ResponderEliminar