29/12/11

La noticia precoz

La información es un bien que, por abundante, se ha desvalorizado en los últimos años. Ante el avance incontenible de las nuevas tecnologías, los diferentes medios tienen más medios – valga la redundancia – para reproducir lo que pasa. Vivimos en la era de la sobreinformación. Ya no importa tanto lo que se dice, sino el sólo hecho de decir algo. En los diarios online abundan los artículos de dos o tres párrafos, una clara demostración de que no se tienen los datos suficientes como para redondear una crónica seria. Lo importante es que la página principal se renueve constantemente, simulando un innecesario y continuo recambio. Aunque suenen a noticias de ayer, el contenido que podemos encontrar en los periódicos en su versión papel suele ser mucho más rico y sustentable. La instantaneidad deja de ser una virtud en el momento en que se vuelve sinónimo de irresponsabilidad. Se prioriza entretener antes que informar, se busca llamar la atención aunque no siempre se sabe qué hacer cuando se la obtiene. Lo precoz como sinónimo de prematuro.

Vértigo: Apresuramiento anormal de la actividad de una persona o colectividad.

Pienso que las consecuencias son lógicas cuando me pongo a analizar las causas: con el advenimiento de las nuevas tecnologías sobrevino un abanico de herramientas hasta hace muy poco tiempo desconocidas. Por ende, son inevitables los tropiezos por tener que caminar en un terreno virgen y extraño. Sería importante comenzar por reconocer y diferenciar cuál es el campo que le corresponde a cada uno. Bien vale aquí el dicho: el que mucho abarca, poco aprieta. Cuando el objetivo es comunicar, la radio es capaz de brindar rapidez, la televisión puede aportar riqueza desde las imágenes y los diarios son el mejor terreno para ahondar en el análisis. Me interesa hacer hincapié en el papel que juegan estos últimos – es decir, la prensa gráfica – y la relación que tienen con internet.

¿Cómo se hace para competir contra la velocidad con que se propagan las noticias a través de twitter? Pues, evitando dicha competencia. Los 140 caracteres son de una gran utilidad para informar (muy) brevemente y con gran rapidez. Pero surge un contratiempo ante tanta instantaneidad, una vez que se ha prendido la mecha es muy complicado apagarla: el usuario quiere saber todos los detalles con idéntico apremio. El cliente no siempre tiene razón. No hace falta alimentar esa ansiedad de información con datos poco precisos o que no fueron verificados. Debe ser virtud de quienes ocupan el rol de comunicadores no sucumbir ante la demanda urgente del público, siendo ellos los que imponen el ritmo, los que marcan el tempo. Sino se corre el riesgo de quedar constantemente en offside, fuera de juego, lo que desprestigia a la profesión y pone en riesgo la credibilidad. Debemos educar con la paciencia, buscando brindar un mejor servicio, si llega rápido bien, pero nunca desechando calidad.

No nos gusta esperar por nada. En un mundo híper conectado, pareciera que lo que llega antes siempre es mejor. Hace no mucho tiempo, me descubrí a mi mismo apretando F5 para actualizar la pantalla del navegador, en busca de un dato más sobre la última noticia, de algún video o una foto aunque sea. Yo, que hace un par de años hice un blog con la propuesta de que vayamos más lento, me sorprendí al verme atrapado por la desesperación de querer saber todo ya, o inclusive antes. Y fue ahí cuando pensé, acá hay algo que no está bien. ¿Por qué estoy tan apurado? ¿De dónde sale tal prisa? He llegado a la conclusión que son los mismos medios los que generan dicha urgencia. Informar se ha vuelto una carrera, gana el que lo dice antes.

Recién hablaba de un desprestigio de la profesión, pero esa no es la única consecuencia de entregar noticias erróneas o imprecisas, hay otra bastante más peligrosa: las reacciones que pueden generarse a raíz de determinada información. Vivimos nerviosos, por momentos la realidad pareciera estar cocinándose adentro de una olla a presión y un titular de un diario puede ser suficiente para destaparla. Es fundamental ser responsables ante lo que se dice, porque es posible que luego no haya tiempo para rectificaciones. Mejor prevenir que curar. Es indispensable tomarse el tiempo que sea necesario para confirmar algún dato, aunque eso signifique abandonar la carrera. No hay ganadores ni perdedores a la hora de comunicar una noticia. Entender que no existe tal competencia, quizá nos enseñe a disfrutar un poco más.

9 comentarios:

  1. Stella Maris Maio29/12/11 17:21

    Que buena nota!!Desde mi lugar de periodista, te felicito y estoy en un todo de acuerdo con el concepto que tenés sobre los medios informáticos.
    La tecnología avanza a pasos agigantados. No es malo, por el contrario cada vez estamos mas informados, pero debemos ser objetivos, escuetos y veráz. Felicitaciones!!!!!
    Stella Maris Maio

    ResponderEliminar
  2. Darse cuenta, es bueno. Darse cuenta a tiempo es MEJOR. Y reconocerse en un cámino equivocado, es una inequivoca prueba de Madura Inteligencia.
    No abandones en la medida que puedas, de enarbolar la banderade LA CALIDAD, defenderla es tambien el compromiso que nosotros, LOS LECTORES, debemos ayudarte a defender.
    El cámino que imagino deberás recorrer de esta forma, SERA MUCHO MAS LARGO Y ESCABROSO, pero vaya otro dicho "lo que cuesta mucho, vale muchisimo más". Talento, con sacrificio, te diría sin temor a exagera, te hará INVENCIBLE, por lo menos a la estupidez, el facilismo y el sinsentido de la soberbia del atropellado.
    FELICITACIONES, SANTIAGO. Un joven periodista que apunta dejar una fuerte estela, en el duro cámino de la comunicación.

    ResponderEliminar
  3. Juan Martín30/12/11 7:42

    Felicitaciones, por este compromiso militante. La militancia por la verdad y la calidad. El horizonte al que deberían apuntar los periodistas honestos.

    ResponderEliminar
  4. FELICITACIONES!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Comparto plenamente la idea que dejás claramente esbozada, con esa pluma que en cada artículo derrocha cada vez , más y más calidad. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  6. Muy cierto que lo vertiginoso parece lentamente atraparnos. No es casual síno todo lo contrario, la irrupción de un discurso que nos apabille, nos invada, nos atrape, es condición suficiente y necesaria para que no reparemos en el mensaje que nos quieren imponer.
    Tratemos, Uds. los periodistas de respetar (en este caso al lector), nosotros analizando lo que recibimos. Ello obligará mayor calidad en el emisor, mayor beneficio en quien lo recibe. Felicitaciones y Felicidades.

    ResponderEliminar
  7. La noticia precoz... otra forma de estar desinformado. Si a eso le agregamos que no existe el periodismo independiente... ¡Cuánto laburo de búsqueda y reflexión para hacer!

    ResponderEliminar
  8. Juan Carlos3/1/12 21:25

    Excelente nota. Además un buen periodista siempre busca críticar, investigar...descubrir. Sí ello lo comienza por su propia persona, además de bueno seguro que es muy inteligente. Aqui parece que está apareciendo uno. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  9. Leandro de Bariloche5/1/12 23:45

    "Y fue ahí cuando pensé, acá hay algo que no está bien. ¿Por qué estoy tan apurado? ¿De dónde sale tal prisa? He llegado a la conclusión que son los mismos medios los que generan dicha urgencia. Informar se ha vuelto una carrera, gana el que lo dice antes."
    Sí a esto le sumamos la falta de ética, fotos a Alberto Spinetta, entonces lo único que queda como trinchera de lucha por la verdad, en la información, son gente qie piensen como vos, y por sobretodos...GENTE QUE SE ANIME A DEFENDER, LA VERDAD Y LA JUSTICIA. Ojalá puedas seguir con ltu predica, despacio, pero siempre pensando. FELICITACIONES!!!!

    ResponderEliminar