24/2/12

El espejo

Me gusta pensar que hay algo mágico en ese cristal que aparenta ser plateado y que cuando nos colocamos delante, nos devuelve – de inmediato y sin consultar – la imagen viva de nosotros mismos. Digo que aparenta, porque resulta difícil de corroborar: siempre está reflejando algo. Debe ser extraña la sensación que experimentamos ante la primera aparición de nuestra figura rebotada en el espejo. Hoy, gracias a la fotografía y el video, tenemos la posibilidad de vernos realizando cualquier tipo de actividad: bailando, corriendo, hasta durmiendo. Sin embargo, fue aquel reflejo el que nos confirmó que estábamos aquí: ver para creer. El tiempo pasó, nos fuimos poniendo viejos y siempre hubo uno ahí para ratificarlo.

“Los mares del sur siguen justificando los ojos y la vida. Todos los Iniesta del mundo y el Barça, también.” Así finaliza un hermoso texto de Ariel Scher, en el que se cuenta la historia de un chico que juega al fútbol en la playa, se cree Iniesta y aprendió mirando al Barcelona por televisión junto a su papá. La historia de un chico que, a una edad en la que todavía es necesario pararse arriba del inodoro para verse en el espejo del baño, busca parecerse a esa banda de locos bajitos que desparraman fútbol por las canchas del mundo.

Un espejo es una tabla de cristal que refleja lo que tiene delante. Cuanto mayor es la calidad con la que ha sido azogado (proceso mediante el cual el vidrio se vuelve espejado), más nítida es la imagen que nos devuelve. En Cataluña existe un grupo de personas que, sin proponérselo, descubrió una fórmula para fabricar espejos de excelencia, logrando una calidad de reflejo pocas veces vista. ¿Cómo lo lograron? Resulta que transformaron el terreno de juego del Camp Nou en un inmenso cristal plateado: en él, jugadores vestidos de azulgrana se convierten en destellos de luz que rebotan contra el cristal inanimado y se te meten a través de la retina. Como un germen: son el principio, el origen de la seducción.

Viéndolos jugar uno tiene la sensación de que está ante un espectáculo guionado, por momentos las escenas de la realidad se vuelven dignas de una superproducción cinematográfica. Pero no lo son, los protagonistas son tan reales como los pies descalzos de ese chico que corre por la arena vestido con la camiseta número 8 de su ídolo. Se mueven, tocan, improvisan. Nos transmiten sus hábitos con naturalidad, llevan adentro ese germen, que alguna vez fue semilla. Son causa y efecto de un juego que al mismo tiempo asombra y cautiva: por belleza y por efectividad. A pesar de estar contemporáneamente fuera de contexto, ya que viven rodeados de espejos que reflejan una imagen más bien opaca de ese deporte al que llamamos fútbol.

Sinergia: 1. Acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales.
2. Fútbol Club Barcelona.

La definición número 1 está sacada del diccionario de la Real Academia Española. La número 2 es una suerte de metáfora que acabo de inventar, pues entiendo que la palabra “sinergia” tiene mucho que ver con lo que hizo Josep Guardiola dándole forma a este equipo. “Yo, desde los 13 años, he sido educado de una manera muy particular de entender el juego, que es como me enseñaron y jugué luego en el Barça. Por eso, me gustaría que mis equipos se lo pasaran bien jugando al fútbol, que fueran protagonistas del juego”, declaraba Pep algún tiempo antes de comenzar su carrera como director técnico. Y su equipo se la pasa bien, literal y figuradamente. Se pasa bien la pelota (la protagonista estelar) y se divierte a la vez que divierte.

Los promotores de esta filosofía de juego lejos están de ser revolucionarios. “El futbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan once contra once, y siempre gana Alemania”, dijo alguna vez Gary Lineker, ex futbolista británico. La frase, además de simpática, supone una verdad tan simple como elemental: cuando el partido comienza, son 11 jugadores por lado. “Alinear es un arte que considera la configuración inteligente de relaciones”, escribió Oscar Cano Moreno, entrenador de fútbol español, en su libro El modelo de juego del FC Barcelona. Se trata de defender una idea. La que defiende Guardiola cuando nos habla de juego, un concepto que a muchos hasta les podría sonar anticuado si lo relacionamos con este deporte.

“Toque, toque, toque, nos movemos, nos movemos.” El pequeño Iniesta juega en la orilla y pretende inculcarles a sus compañeros el modelo catalán. Por un momento se vuelve él mismo un objeto (animado) capaz de reflejar los principios ideológicos del fútbol barcelonista. Se contagia y contagia. Y entonces yo – que ahora estoy sentado frente a la pantalla de la computadora imaginándome esa playa – repentinamente descubro que allí radica el encanto, en el efecto contagio. Porque existen muchos espejos en los que reflejarse y también muchos modelos que vale la pena imitar.

Ninguno como este Barça.

9 comentarios:

  1. En estos días en que aún no se sabe si Pep va a renovar o no, porque no lo anunció aún, sus jugadores están declarando que sin él no son nada, dicen cosas conmovedoras y la verdad es que vienen a decir que el gran espejo del Barça es su entrenador, el mister. En este país,en el que algunas comunidades desean independizarse cualquiera diría que lo dicen porque son catalanes,sin embargo citaste a Iniesta, que es de Albacete, donde juega Messi que es argentino, Albes brasilero,etc., lo que sucede realmente es que la manera de entender este juego ha sido interiorizado por los jugadores,creen en lo que hacen y se les nota que disfrutan. Creo que el espejo les dejó ver la efectividad de la teoría, si no cómo se podría entender que cada jugador al servicio de sus otros compañeros hagan de Messi el mejor en este equipo y con nuestra selección no tenga los mismos resultados? Son los mejores y espero, deseo y confío en que Pep se quede.

    ResponderEliminar
  2. Juan Carlos28/2/12 20:38

    Sinergia: 1. Acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales.
    Esta definición puede utilizarse claramente para la acción de escribir (el periodista) y quienes la leemos (lectores), es esta relación comunicacional, se generan efectos intensos y dr sumo valor. Haciendo y logrando efectos MUY SUPERIORES, al mero hecho de este ida y vuelta. FELICITACIONES!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Que inteligente manera de relacionar, un juego, equipo, acciones que se corporizan entre estos y un objeto inanimado...inanimado?...ups...voy a seguir pensando. Gracias, por lo que provocas.

    ResponderEliminar
  4. Ale de Bariloche29/2/12 8:41

    Cuando el tema del deporte, del juego se entremezcla con una excelente prosa, el resultado es inmejorable.

    ResponderEliminar
  5. Excelenteee!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. No me gusta el futbolllll, porqué me gusta leerte cuando escribis sobre futbol?????????? La respuesta es sencilla, ME ENCANTA TU FORMA DE ESCRIBIR. (pero por favor, escribí algún artículo que hable o se refiera a otro tema, Si?
    Te felicito, espero el próximo artículo con enorme ansiedad.

    ResponderEliminar
  7. MMartín3/3/12 23:18

    uN ARTÍCULO QUE NO HACE MÁS QUE COINCIDIR CON UNA LÍNEA, LA CATEGORÍA EXCELSA DE ESTE BLOG. EXCELENTE ARTICULO. CONTINUACION DE "ESTILO CATALAN"

    ResponderEliminar
  8. Muy buen posteo, aunque no es novedad síno por el contrario, una reiterada costumbre. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo8/3/12 22:59

    Ahhhhhhhh, perdón en el Barcelona además juega uno que promete, aunque es tán rápido que quizás no pueda verse en El espejo.Será por ello que no lo mencionaste?....o quizás para demostrar que es tán gran equipo que puede darse el lujo prescindir de él?...nahhhh fue un chiste. Además de ser el mejor equipo del mundo, tiene a Messi. Chapeau!!!!

    ResponderEliminar