19/9/12

Papá está Creisi

Messi le imprime vértigo a la realidad cada vez que pisa una cancha de fútbol. Cuando los periódicos hablan de que le falta un gol para alcanzar un nuevo récord, él va y mete tres en el mismo partido, superando el récord del récord. “Tengo nostalgia del presente cada vez que juega Messi”, dice Hernán Casciari. Porque de eso se trata, al caer en la cuenta que somos contemporáneos de este enano maravilloso que llegó al punto de dejar en ridículo a las estadísticas, simultáneamente nos vemos invadidos por la pena de lo que ya fue y – por ende – no puede volver a ser. Por momentos parece capaz de ganarle al futuro. El sábado 2 de junio, Argentina venció a Ecuador en el Monumental por Eliminatorias y Messi festejó su gol metiéndose la pelota debajo de la camiseta. Quizás,  dentro de unos cuantos años, cuando yo esté más viejo y vos – quién  te dice – tengas hijos, les podamos contar que una vez Lionel Messi hizo un gol jugando para la Selección y lo festejó igual que el abuelo. El día que Messi me copió el festejo.


Ya se terminaba el primer tiempo cuando el Negro Ampuero se metió en el área, enganchó, lo tocaron y el árbitro cobró foul. Yo agarré la pelota y empecé con el ritual de siempre: sosteniéndola con las dos manos la apoyé sobre la mancha blanca que indica el punto penal y haciendo un poco de presión la dejé sobre el pasto. Con el botín derecho pisé la tierra a un costado para asegurarme que estaba firme. Caminé para atrás varios pasos tomando carrera y me paré de frente al arco, con los brazos en jarra. Con un golpe de vista miré al arquero y también al árbitro (el orden no es importante). Volví a mirar la pelota y esperé el silbatazo. Ese instante en el que toda la atención está ahí, a doce pasos de la línea de gol. Corrí en diagonal hacia el punto del penal y le pegué con cara interna abriendo el pie derecho. El arquero se jugó a la izquierda, la pelota entró junto al otro palo, rebotó contra la red y volvió hacia donde estaba yo. La levanté y me la metí debajo de la camiseta. Vos estabas lejos, te habías ido de viaje por Europa en la panza de mamá. Paseando por Berlín, todavía eras una hermosa noticia que algunos pocos conocían. Pero ese mediodía de otoño fuiste, durante algunos segundos, esa pelota fría pegada contra mi abdomen. Fuiste esa corrida – con beso en la falsa panza incluido – que terminó en abrazo con el tío Larva. El partido fue derrota para el Creisi Mayin, nos fuimos calientes porque ese resultado casi que nos despidió de la lucha por el campeonato. Sin embargo ese sábado a la noche, mientras miraba el partido de Argentina en casa y lo veía a Messi festejar su gol, yo pensaba en vos y en la cara se me dibujaba una sonrisa.

15 comentarios:

  1. Es capaz de tener trillizos para batir otro record... Felicidades a ambos !!

    ResponderEliminar
  2. Juan Manuel19/9/12 19:20

    La clase de Messi, se confunde con la clase de Santi, a pluma de este nos maravilla casi tanto, como este enano fabuloso.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso relato. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  4. Hermoso pa! Grandes buenos sentimientos. La que mas va!

    ResponderEliminar
  5. EXCELENTE!!!!! me dejé llevar por el relato, me imaginé la situación y cuando terminé de leerlo...zas...me descubrí con los ojos llenos de lagrimas.

    ResponderEliminar
  6. Una hermosura, que emociona. Felicidades Papá, y que sigas así de Creisi, tu hjo te lo agradecerá.

    ResponderEliminar
  7. Juan Carlos (Bariloche)19/9/12 23:47

    Conmueve el relato, difícil de explicar como una situación simple puede tocar de manera tan profunda nuestro corazón y emocionarnos tan fuertemente. Felicitaciones .

    ResponderEliminar
  8. Precioso relato!!!

    ResponderEliminar
  9. Emociona hasta las lagrimas este relato. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  10. Me encantó!

    ResponderEliminar
  11. Hermosa forma de darle la bienvenida a quien "ES LA RAZON DE NUESTRAS VIDAS".

    ResponderEliminar
  12. Muy lindo, muy emotivo, tanto que me hizo llorar!
    ;)

    ResponderEliminar
  13. Noto que formo parte del hilo conductor que , dejan claro los comentarios. La emoción, no exenta de lágrimas que produce el relato.

    ResponderEliminar
  14. En momentos donde existen varios razones por las que llorar, te doy las gracias, por hacer que acometan un manojo de lagrimas, por eso la emoción que me embargó al leer este hermoso artículo, me llevan a darte mi agradecimiento y felicitaciones muy sinceras!!!

    ResponderEliminar