30/11/10

La insana costumbre

“Amor que puede ser eterno y puede ser fugaz. Amor que quiere libertarse para volver a amar”. Pablo Neruda

Acostumbrarse (casi siempre) resulta negativo. Si se trata de una relación amorosa, el hecho de lo rutinario termina desgastándola. Y en un sentido más general, puede significar que descuidemos lo fundamental de algunos conceptos. Si rutina es un antónimo de interés, el hábito genera un desinterés que puede resultar peligroso. Con la repetición, la mente tiende a aburguesarse y eso puede desembocar en que entre en desuso el vital ejercicio de pensar.

Libertad: 1. Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos.
2. Estado o condición de quien no es esclavo.
3. Estado de quien no está preso.
4. Falta de sujeción y subordinación.

La condición de ‘libres’ es, para la mayoría de la gente, considerada como normal. Este pequeño detalle puede suscitar un gran descuido. Se suele decir que uno valora algunas cosas cuando se las sacan. Hace menos de treinta años, la libertad era un valor tan preciado como escaso en nuestro país. A lo largo de la historia de la humanidad se han librado innumerables batallas en pos de alcanzar este derecho elemental. Por eso creo que es de vital importancia que pugnemos siempre por mantener viva la llama de la memoria, reivindicando la lucha de todos aquellos que dieron su vida por esta causa. Che Guevara: “Nuestro sacrificio es consciente, es el pago por la libertad que estamos construyendo”.

Para nosotros el ejercicio es más sencillo y sólo nos demanda poner en práctica alguna de estas acciones: razonar, imaginar, reflexionar, considerar, discurrir, idear, opinar, examinar. Porque ser libre es ser independiente, es ser autónomo, es ser soberano, es ser autárquico. Siempre ponderando el respeto al prójimo, sea quien fuere y piense como se le de la gana. De eso se trata ser libres: de otorgar libertades a los demás y de hacer valer las propias. Cada uno de nosotros debe encargarse de ejercer su derecho, individualmente y aunque ello demande un esfuerzo.

Cultura: 1. Cultivo (acción y efecto de cultivar).
2. Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico.

Yo entiendo a la cultura como un sinónimo de libertad. Y si hacemos foco en el hecho de que cultura es cultivar, podemos llegar a la conclusión de que la libertad más genuina no nos viene dada – no está implícita – sino que es trabajo nuestro desarrollar esa cualidad. Pregono por que todos actúen con “falta de sujeción y subordinación”, con responsabilidad, pero luchando siempre por vivir en armonía con sus ideas y valores. No hace falta estar encarcelado físicamente para prescindir de la condición de libre. Debemos aprender a ser soberanos – aquel que ejerce o posee la autoridad suprema e independiente – de nosotros mismos.

Costumbre: Hábito, modo habitual de obrar o proceder establecido por tradición o por la repetición de los mismos actos y que puede llegar a adquirir fuerza de precepto.

Comencé este artículo hablando del acostumbramiento y del riesgo que conlleva. La costumbre – en su sentido de repetición – presupone una rutina, lo que deviene en un indefectible empobrecimiento intelectual. El hábito nos despoja de la necesidad de pensar en el momento de decidir. El análisis que requiere el pensamiento crítico nos obliga a realizar un ejercicio sano, a la vez que fundamental. Y como dijimos que la libertad es una construcción, la decisión debe ser voluntaria. Para que lo tradicional sea poner en funcionamiento nuestra mente y así erradicar para siempre la más peligrosa de las esclavitudes: la del intelecto.

Voluntad: Libre albedrío o libre determinación.

Si la cultura son los conocimientos que nos permiten tener un juicio crítico, entonces estamos ante una doble tarea: primero debemos aprehender esos conocimientos – por lo que se vuelve fundamental el papel de la educación – y segundo debemos encargarnos de poner en práctica esos elementos para obtener algún tipo de conclusión acerca del tema en cuestión. Reivindico el hecho de criticar en el sentido, no desde el reproche, sino del análisis que se debe llevar a cabo para alcanzar la crítica en si. Porque a su vez, cuando la conclusión obtenida difiere, por más mínimo que sea, con la opinión o precepto inicial, eso significará implícitamente un enriquecimiento. La crítica es una herramienta fundamental para poder llevar a cabo un intercambio de ideas. Y es a través de ese intercambio y de la profundización en el análisis, que nos será posible cultivar (y así cultivarnos). El fruto de este ejercicio es – inevitablemente – cultura.

9 comentarios:

  1. Juan Martín30/11/10 21:26

    Excelso, sin palabras para un abordaje que derrocha claridad y muy criteriosa utilización de la palabra escrita.

    ResponderEliminar
  2. Carlos Alberto1/12/10 18:53

    Excelente!! Mis sinceras Felicitaciones,Claro,concreto y conciso,con una sola interpretacion

    ResponderEliminar
  3. Juan Carlos1/12/10 21:44

    Alguienes estaban sembrando, sin que nos hubieramos enterado...sin embargo leyendo a gentes como Santiago, descubrimos con real alegría...que la cosecha ya ha comenzado...este país...no va ser igual...si estos se multiplican. Hermoso comentario sobre pilares que edificarán una nueva sociedad. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  4. Admirable posteo Santiago, te felicito.

    ResponderEliminar
  5. Buenisimooo!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. muy bueno, me gusto mucho la organizacion del discurso, muy claro y sigue un hilo perfecto

    ResponderEliminar
  7. Que fácil lo hiciste, para que muchos entendieramos en forma didactico y claro, cómo un discurso que a prori es díficil de relacionar, con una relación inteligente, fuera tan sencillo de interpretar. Creo que no exagero sí digo, una genialidad.Felicitaciones Santiago

    ResponderEliminar
  8. Apropiado posteo , actualizado en cualquier momento, pues Libertad-Cultura-Costumbre.Voluntad, son los nervios que hacen posible ejecutar el hermoso movimiento que se realiza a través de un verbo único..."PENSAR".
    Tratemos de unir esos vocablos, para ver como resuena algo que pronto dejó de ser noticia y otro caso similar.. ya está en proceso de dejar de serlo.
    Primero las muertes de Formoza, aborigenes de pueblos originarios...más cer en el tiempo y en los motivos, los del parque indoamericano...muertes de inmigrantes ( hijos de países límitrofes).
    Cuán a salvo estamos nosotros...ciudadanos "decentes"...de tener responsabilidad en estos hechos???...
    Que opinamos sobre compartir estas "costumbres" con la "libertad" de expresar nuestra "voluntad" de aceptar otras "culturas"???

    Quizás estás preguntas disparen, en nosotros la busqueda de respuestas, pero que pongan en pr´ctica el verbo arriba mencionado...PENSAR...los invito a que lo hagamos juntos. (un conspicuo lector de este blog)FELICES FIESTAS

    ResponderEliminar
  9. Me alumbró la frase siguiente:" ..PONER EN FUNCIONAMIENTO NUESTRA MENTE Y ASI ERRADICAR PARA SIEMPRE LA MAS PELIGROSA DE LAS ESCLAVITUDES, LA DEL PENSAMIENTO". Muy bueno Santi. Abrazos.-Ale Burghi

    ResponderEliminar